AMANDA + ORIOL

Por dónde empezar con Amanda y Oriol. Con nuestra primera boda en Menorca y mi primera boda de varios días. Con una pareja, dos familias y muchos amigos que me hicieron sentir parte de la casa desde el primer día. Desde el mismo momento en que me bajé del avión, me subí al coche de alquiler y me acerqué a su casa cerca de Fornells, a sentarnos en el jardín y hablar de los planes para la semana, de sus viajes y de los míos.  

Recuerdo muchos momentos con especial cariño, como la llegada tranquila al brunch. Subir la pendiente que llevaba a la casa y ver a Amanda en la terraza de la piscina, de espaldas, vestida con el precioso vestido blanco con el que se casó su madre. Fotografiarla sin avisar y llamarla para verla girarse con una sonrisa en los labios, alzando el brazo para saludarme. Escaparme con Oriol y con ella a hacerles un par de fotos juntos; la confianza segura y radiante con la que se miraban. Fotografiar a los primeros invitados en llegar entre mimosa y mimosa (las primeras que probaba). Las explicaciones de Amanda y Oriol sobre los invitados, las anécdotas para explicarme quiénes eran, lo infinitamente atentos que estaban a todo y lo generosos que eran con todos. Nos encantan las parejas alegres, las parejas simpáticas, las expresivas, las que se emocionan, las que se ilusionan; pero nada me gusta más que las parejas buenas, y Amanda y Oriol demostraban serlo a cada momento. 

El segundo día, viernes: sol abrumador, brisa enérgica, chiringuito y playa. Alternar cañas con paella y con chapuzones, y más cañas y chapuzones. Un día perfecto en el que terminé con la cara quemada y las mejillas doloridas de tanto sonreír. 

Y el día clave, el sábado. La expectación y la familiaridad; las ganas de fiesta en un lugar que ya conocía y con personas que me habían hecho sentir parte de la familia desde el primer día. Un día que comenzó soleado, acompañando a Oriol y a Amanda mientras se preparaban (Oriol guapísimo con complementos de su abuelo, Amanda espectacular con un vestido diseñado con su hermana en Juan Carlos Grao), y continuó entre las tormentas repentinas que trajo con ella la tramontana. Uno de los mejores recuerdos que comento a muchas parejas fue la reacción de los invitados a cada tormenta: ovacionándola a gritos, aplausos, carcajadas. Cuando atacó la primera ni siquiera teníamos dónde resguardarnos; sin un techo a la vista en pleno yacimiento arqueológico de una basílica paleocristiana dentro de la Finca La Concepció. Recuerdo hacer fotos preguntándome cuánto aguantaría mi cámara mientras la de repuesto se mantenía seca dentro de la mochila, los invitados tapándose como podían con las sombrillas y Oriol sonriente bajo la lluvia, sin querer taparse. Amanda llegó cuando escampó (en un jeep de safari, como todos los invitados) y el cielo nos respetó el tiempo justo para la ceremonia, el jaleo de caballos menorquines y unas fotos en el yacimiento y a la orilla de la Cala Blanca. Puede que el día no saliera como habían planeado: con el cocktail con vistas a las calas, la comida (sin tormenta) en el exterior y el baile bajo las estrellas. Pero no pudo ser un día más espectacularmente feliz, y no hay una sola foto que no me recuerde lo bien que lo pasamos todos.

En el último día, ya de madrugada, después de bailar decenas de canciones con el dúo Fusiona2 y los djs Phun Music (ambos geniales) y alargar mi despedida una y otra vez, se me hacía extraño decirles adiós, sin otra fiesta que retratar al día siguiente. Menos mal que siempre nos quedarán los reportajes para volver a vivirlo todo :)

Créditos bajo las fotos.

Celebración y ceremonia: Reserva La Concepciò | Vestido de novia: Juan Carlos Grao | Zapatos: Fosco | Tocado: Rius de Forns | Maquillaje y peluquería: The Comb Barcelona | Traje del novio: Scalpers | Video: Miquel de Capó Disseny | Música en directo: Fusiona2 | DJs: Phun Music | Catering: Restaurant Sa Llagosta

VELVET

Entre temporada y temporada necesitamos respirar. Hacer una inspiración lenta, profunda y reflexiva. Nos encantan las bodas, nos emocionamos, lloramos, reímos, disfrutamos, corremos de un lado a otro y estamos alerta, hasta que nuestro cerebro se queda literalmente vacío después de mas de 12 horas exprimiéndolo sin límite.

Por eso nos encanta ese momento en el que la temporada se termina y tenemos unos cuantos meses para oxigenarnos, para volver a rellenar nuestras cabezas con aire fresco, nuevas ideas y proyectos que se salen de lo habitual. 

Hace unos meses nuestra amiga Paula de Tocados LeTouquet nos llamó y nos dijo: ¡Quiero hacer algo gordo! Y nosotras, ya metidas en el modo Inspiración, nos pusimos manos a la obra. Después de una comida exquisita a la par que inspiradora en YUME (os recomendamos a muerte que visitéis este restaurante en Avilés, regentado por nuestra querida Iratxe, porque de verdad que saldréis de allí habiendo vivido experiencia increíble). Y salimos de allí con tres cosas claras: rendir homenaje a nuestra adorada Petra Collins, fondos de terciopelo y un vestido de Alicia Rueda que nos había robado el corazón en Instagram unos días antes.

Lo demás fue todo coser y cantar. Y organizar y organizar, sufrir un poco con las gelatinas de colores y la iluminación, ver con nuestros propios ojos el terciopelo más caro del planeta machacado por los tacones... Gajes del oficio ;)

No podemos dejar de agradecer a todas las marcas que siempre tienen un "lo que necesitéis" por respuesta a cada uno de nuestros mails: Alicia Rueda, Marcela Mansergas, Sole Alonso, Inés Figaredo, Mint & Rose, Bouret, L'arca Barcelona, La Merced 3 Gijón, Fernando Claro Costura y por supuesto a Paula de Tocados Le Touquet, por ser la energía personificada.

También a Viviana Lobo y a Azucena Palmero por su talento y su disposición a unirse a la batalla.

Por supuesto a la bellísima Diana por su profesionalidad, simpatía y por hacerlo todo fácil, y a Teresa de 5th Avenue Models por confiar siempre en nosotras con los ojos cerrados.

Y por supuesto a VOGUE.ES, a Cristina Montesinos y a Marta Hurtado por dar cabida a nuestras inspiraciones profundas de aire fresco y hacer visible nuestro trabajo. Podéis ver esta editorial publicada por Vogue aquí.

Gracias a todos.

Cecilia, Nieves y Aida.

THE BEST OF 2016

Lo de pasarse la vida pegada a un ordenador tiene una parte buena y otra mala. El otro día, en esos tiempos muertos que paso en Facebook/Instagram/Tumblr/Pinterest (o la RRSS que pille), entre edición y edición, encontré un meme que me hizo muchísima gracia. Eran dos fotos de Rose (Titanic): una cuando era joven y llena de vida con el texto "Me at the beggining of the 2016" y, en la imagen de al lado, una anciana Rose comienza a relatar su historia "It's been 84 years...", con el texto superpuesto "Me at the end of 2016".

Me eche unas buenas risas al tiempo que me sentía totalmente identificada, era la descripción perfecta de este 2016, toda una vida en solo un año. 

Un año cargado de aprendizaje tanto en el terreno personal como en el profesional. Un año en el que tanto Nieves como Aida como servidora hemos dado lo mejor de nosotras mismas y nos hemos enfrentado a situaciones que nos han puesto al límite: comprarse una casa, hacer tu primera boda en solitario, montar una producción en Nueva York (sin haber estado nunca), hacerte con un ordenador nuevo y instalarlo de cero sin ayuda de tu Ex,  adoptar no uno sino dos gatos, encontrar una edición con la que sentirte cómoda, hacer tu primer skype con unos novios extranjeros, viajar sola a Latinoamérica, nuestra primera sesión de moda en estudio (somos chicas de exterior), ponernos del otro lado de la cámara, aprender a lidiar con gente maleducada (que a eso también hay que aprender en la vida)… Podría seguir enumerando cientos de pequeños y no tan pequeños retos a los que nos hemos enfrentado las tres y de los que hemos salido victoriosas y reforzadas, porque no hay nada mejor que la sensación que a uno se le queda en el cuerpo cuando sale de su zona de confort. Porque si hay algo que nos ha quedado claro en este 2016 es que el que no arriesga, no gana.

Y no podríamos acabar este 2016, "El año del aprendizaje", sin un enorme GRACIAS. El Gracias más grande que nos cabe en la boca, el gracias más grande que nos cabe en los brazos, el gracias más grande que nos ronda la mente cuando cada día nos despertamos sabiendo que, otro año más, vivimos de hacer algo que amamos.

GRACIAS a todas y cada una de las parejas que han confiado en nosotras este año, que nos habéis hecho recorrernos todo el territorio nacional y parte del extranjero para documentar un pedacito de vuestra Gran Historia de amor (gracias especiales a Samar y Alberto que decidieron que en su boda en Colombia, lo mas importante tenía que venir desde España: el jamón, el vino y Días de Vino y Rosas ;).

Helena y Daniel,el pequeño Pelayo, Lucía y Pepe, Ana y Vity, Isa y Nacho, María y Juan, Irene y Álvaro, Marta y Robert, Debi y Samu, Susana y Gonzalo, Cristina y Ted, Amets y Gilen, Nicole y Osvaldo, Rocío y Javi, Zumo y Celia, Tania y Sergio, Cristina y Lucas, Laura y Germán, Irene y Wolff, Cecilia y Jose, Carmen y Jorge, Emma y Andreas, Marina y Nacho, Marcos e Irene, Gloria y Carlos, Samar y Ángel, María y Néstor, Ana y Fredo, Rocío y Pelayo, Ana y Luismi, María y Diego, Celeste y Mauricio, Tefi y Dani, Amanda y Oriol, Andrea y Juanjo, Jimena y Moncho, Elidia y Alberto, Ana María y Álvaro, Iraxte y Jon, Bárbara y Pelayo, Fina y Pablo, María y Daniel, Irene y Pablo, Inés y Guille, Lola y Jesús, Arantza y Mario.
GRACIAS porque nos hacéis sentiros más como amigos que como clientes, y eso de verdad que no tiene precio.

GRACIAS a todas esas familias que nos habéis acogido como uno más, nos habéis sentado en vuestra mesa y nos habéis dedicado palabras preciosas cuando veíais el resultado de nuestro trabajo. Gracias a todos esos compañeros del sector con los que compartimos aventuras, buenos momentos, carreras, risas, días calurosos, rallies en coche con el tiempo cronometrado..., videógrafos con los que es un gustazo trabajar, Wedding Planners que nos hacen la vida mas fácil, esa gente de los caterings que se molesta en ponernos una mesa bonita y hacer que recobremos fuerzas después de horas de trabajo aún y cuando ellos van a tope (se lo hayan pedido los novios o no), los encargados de palacios, casonas, masías, fincas privadas, salones de bodas... Que nos cuidan y se preocupan de nosotros.

A todos los que hacéis que durante una boda (que todos sabemos las horas que son) nuestra jornada sea más liviana, aunque sea tan solo con una sonrisa de empatía, GRACIAS.

GRACIAS a todas esas marcas que cada año confían en nosotras para ser las encargadas de convertir sus ideas en imágenes. A las que ya son familia como Otaduy  Bebas's Closet y Raen, y a las que han llegado este año para engrosar nuestra lista: La Costa del Algodón, L'Arca, Rita Von.

GRACIAS a todos los medios tanto nacionales como internacionales que año tras año siguen apoyándonos difundiendo nuestro trabajo, en especial a Casilda Se Casa, VOGUE y LAMONOMAGAZINE (mucho de todo esto es gracias a vosotras), Telva Novias, Hola Fashion, Bippity Magazine, Green Wedding Shoes... Y los cientos de Instagrams y blogs que cada día comparten nuestro trabajo. Gracias, gracias y gracias.

GRACIAS especiales a Anita y Pablo Laguía por confiar en mi para lo que para mí sería "EL RETO" en mayúsculas de este año: desarrollar la dirección y la producción de las dos campañas para Mustang (Una de ellas en Nueva York y con Russian Red). Gracias a todo el equipo que hizo posible convertir todos mis miedos y preocupaciones en carcajadas constantes, buen rollo y un resultado increíble: Ana, Pablo, David, Lourdes, Zach y Chula, Andrea Hachuel, Gema, Javi e Isra, Tatiana y Selda Cortés, Alberto, Inna, Dessy y Helena, Reyes, Aida y Sofia, Barbara y Laura, Aida, Juan y Edu. GRACIAS DE CORAZÓN.

GRACIAS a toda la gente de MEDIADVANCED, en especial a Rubén Fernández y Erika, por invitarnos a hacer nuestra primera exposición individual en "su casa", a Sol Jimeno y Curro por ayudarnos con ese increíble catering y hacer que el vino no faltase ;) Y a todos los familiares, amigos, clientes y compañeros de profesión que os pasasteis por allí a arroparnos, porque no cabía un alma y lo recordaremos siempre como una tarde increíble. GRACIAS.

Podría extenderme horas en mi ya clásica carta de agradecimiento Navideña, oiga usted, que me pongo sensible... Bueno, eso y que darle al Cava entre semana esta siempre bien visto en estas fechas así que aprovecho y me lío la manta a la cabeza con la excusa, que en cualquier otra fecha todo esto seria una pastelada ;)

Pero si hay alguien a quien queremos agradecer este año es a todas las mujeres luchadoras (ellas ya saben quienes son) con las que gracias a Internet cada día compartimos miedos, dudas, preocupaciones, alegrías y éxitos tanto profesionales como personales. Con las que hemos creado un espacio libre de competencia, prepotencia o superioridad, que  de todo eso ya sobra bastante en el mundo.

Gracias a estas mujeres y profesionales que han conseguido que la definición de sororidad haya empezado a ser algo mas que una utopía. 

GRACIAS, otro año mas, de corazón. FELIZ 2017

Nieves, Aida y Cecilia.