THE BEST OF 2016

Lo de pasarse la vida pegada a un ordenador tiene una parte buena y otra mala. El otro día, en esos tiempos muertos que paso en Facebook/Instagram/Tumblr/Pinterest (o la RRSS que pille), entre edición y edición, encontré un meme que me hizo muchísima gracia. Eran dos fotos de Rose (Titanic): una cuando era joven y llena de vida con el texto "Me at the beggining of the 2016" y, en la imagen de al lado, una anciana Rose comienza a relatar su historia "It's been 84 years...", con el texto superpuesto "Me at the end of 2016".

Me eche unas buenas risas al tiempo que me sentía totalmente identificada, era la descripción perfecta de este 2016, toda una vida en solo un año. 

Un año cargado de aprendizaje tanto en el terreno personal como en el profesional. Un año en el que tanto Nieves como Aida como servidora hemos dado lo mejor de nosotras mismas y nos hemos enfrentado a situaciones que nos han puesto al límite: comprarse una casa, hacer tu primera boda en solitario, montar una producción en Nueva York (sin haber estado nunca), hacerte con un ordenador nuevo y instalarlo de cero sin ayuda de tu Ex,  adoptar no uno sino dos gatos, encontrar una edición con la que sentirte cómoda, hacer tu primer skype con unos novios extranjeros, viajar sola a Latinoamérica, nuestra primera sesión de moda en estudio (somos chicas de exterior), ponernos del otro lado de la cámara, aprender a lidiar con gente maleducada (que a eso también hay que aprender en la vida)… Podría seguir enumerando cientos de pequeños y no tan pequeños retos a los que nos hemos enfrentado las tres y de los que hemos salido victoriosas y reforzadas, porque no hay nada mejor que la sensación que a uno se le queda en el cuerpo cuando sale de su zona de confort. Porque si hay algo que nos ha quedado claro en este 2016 es que el que no arriesga, no gana.

Y no podríamos acabar este 2016, "El año del aprendizaje", sin un enorme GRACIAS. El Gracias más grande que nos cabe en la boca, el gracias más grande que nos cabe en los brazos, el gracias más grande que nos ronda la mente cuando cada día nos despertamos sabiendo que, otro año más, vivimos de hacer algo que amamos.

GRACIAS a todas y cada una de las parejas que han confiado en nosotras este año, que nos habéis hecho recorrernos todo el territorio nacional y parte del extranjero para documentar un pedacito de vuestra Gran Historia de amor (gracias especiales a Samar y Alberto que decidieron que en su boda en Colombia, lo mas importante tenía que venir desde España: el jamón, el vino y Días de Vino y Rosas ;).

Helena y Daniel,el pequeño Pelayo, Lucía y Pepe, Ana y Vity, Isa y Nacho, María y Juan, Irene y Álvaro, Marta y Robert, Debi y Samu, Susana y Gonzalo, Cristina y Ted, Amets y Gilen, Nicole y Osvaldo, Rocío y Javi, Zumo y Celia, Tania y Sergio, Cristina y Lucas, Laura y Germán, Irene y Wolff, Cecilia y Jose, Carmen y Jorge, Emma y Andreas, Marina y Nacho, Marcos e Irene, Gloria y Carlos, Samar y Ángel, María y Néstor, Ana y Fredo, Rocío y Pelayo, Ana y Luismi, María y Diego, Celeste y Mauricio, Tefi y Dani, Amanda y Oriol, Andrea y Juanjo, Jimena y Moncho, Elidia y Alberto, Ana María y Álvaro, Iraxte y Jon, Bárbara y Pelayo, Fina y Pablo, María y Daniel, Irene y Pablo, Inés y Guille, Lola y Jesús, Arantza y Mario.
GRACIAS porque nos hacéis sentiros más como amigos que como clientes, y eso de verdad que no tiene precio.

GRACIAS a todas esas familias que nos habéis acogido como uno más, nos habéis sentado en vuestra mesa y nos habéis dedicado palabras preciosas cuando veíais el resultado de nuestro trabajo. Gracias a todos esos compañeros del sector con los que compartimos aventuras, buenos momentos, carreras, risas, días calurosos, rallies en coche con el tiempo cronometrado..., videógrafos con los que es un gustazo trabajar, Wedding Planners que nos hacen la vida mas fácil, esa gente de los caterings que se molesta en ponernos una mesa bonita y hacer que recobremos fuerzas después de horas de trabajo aún y cuando ellos van a tope (se lo hayan pedido los novios o no), los encargados de palacios, casonas, masías, fincas privadas, salones de bodas... Que nos cuidan y se preocupan de nosotros.

A todos los que hacéis que durante una boda (que todos sabemos las horas que son) nuestra jornada sea más liviana, aunque sea tan solo con una sonrisa de empatía, GRACIAS.

GRACIAS a todas esas marcas que cada año confían en nosotras para ser las encargadas de convertir sus ideas en imágenes. A las que ya son familia como Otaduy  Bebas's Closet y Raen, y a las que han llegado este año para engrosar nuestra lista: La Costa del Algodón, L'Arca, Rita Von.

GRACIAS a todos los medios tanto nacionales como internacionales que año tras año siguen apoyándonos difundiendo nuestro trabajo, en especial a Casilda Se Casa, VOGUE y LAMONOMAGAZINE (mucho de todo esto es gracias a vosotras), Telva Novias, Hola Fashion, Bippity Magazine, Green Wedding Shoes... Y los cientos de Instagrams y blogs que cada día comparten nuestro trabajo. Gracias, gracias y gracias.

GRACIAS especiales a Anita y Pablo Laguía por confiar en mi para lo que para mí sería "EL RETO" en mayúsculas de este año: desarrollar la dirección y la producción de las dos campañas para Mustang (Una de ellas en Nueva York y con Russian Red). Gracias a todo el equipo que hizo posible convertir todos mis miedos y preocupaciones en carcajadas constantes, buen rollo y un resultado increíble: Ana, Pablo, David, Lourdes, Zach y Chula, Andrea Hachuel, Gema, Javi e Isra, Tatiana y Selda Cortés, Alberto, Inna, Dessy y Helena, Reyes, Aida y Sofia, Barbara y Laura, Aida, Juan y Edu. GRACIAS DE CORAZÓN.

GRACIAS a toda la gente de MEDIADVANCED, en especial a Rubén Fernández y Erika, por invitarnos a hacer nuestra primera exposición individual en "su casa", a Sol Jimeno y Curro por ayudarnos con ese increíble catering y hacer que el vino no faltase ;) Y a todos los familiares, amigos, clientes y compañeros de profesión que os pasasteis por allí a arroparnos, porque no cabía un alma y lo recordaremos siempre como una tarde increíble. GRACIAS.

Podría extenderme horas en mi ya clásica carta de agradecimiento Navideña, oiga usted, que me pongo sensible... Bueno, eso y que darle al Cava entre semana esta siempre bien visto en estas fechas así que aprovecho y me lío la manta a la cabeza con la excusa, que en cualquier otra fecha todo esto seria una pastelada ;)

Pero si hay alguien a quien queremos agradecer este año es a todas las mujeres luchadoras (ellas ya saben quienes son) con las que gracias a Internet cada día compartimos miedos, dudas, preocupaciones, alegrías y éxitos tanto profesionales como personales. Con las que hemos creado un espacio libre de competencia, prepotencia o superioridad, que  de todo eso ya sobra bastante en el mundo.

Gracias a estas mujeres y profesionales que han conseguido que la definición de sororidad haya empezado a ser algo mas que una utopía. 

GRACIAS, otro año mas, de corazón. FELIZ 2017

Nieves, Aida y Cecilia.

 

AMETS + GILEN

“Ayer me enrollé con Willy, un chico de la otra clase que tiene 15 años. Es muy guapo y me gusta mucho.”

Así, con una foto de su diario del 95 para explicarnos el principio de su historia juntos, empezaba el segundo email que recibí de Amets. El que me convenció de que, fuera como fuera, tenía que asistir a su boda. Pero comencemos por el principio. :)

Conocí a Amets y Gillen en uno de mis sábados favoritos del 2015: el de la boda de Lore y Sandra. Les conocí pero no hablé mucho con ellos, aunque sí que les recordaba bien. “Quizá me recuerdes: soy la chica del vestido largo de flores a la que fotografiaste sola :)”. Me escribió explicándome cuánto les había gustado el reportaje de la boda y cuánto les gustaría que pudiéramos asistir a la suya. “If it ain’t broken, don’t fix it”, me dijo, llena de entusiasmo por contar con nosotras y por toda la organización de su boda. “Nos reencontramos 19 años después de haber sido “novios” en el colegio, y sin haber sabido nada el uno del otro durante todos estos años. Ahora llevamos un año y pico juntos y hemos decidido casarnos.” Os podéis imaginar nuestra cara al recibir la fotografía de su diario y al recordarles :)

Una de las muchas, muchas cosas que nos encantan de nuestro trabajo, que nos enamoran un poquito más cada vez que suceden, es reencontrarnos con las mismas personas de una boda a otra. Tener esa confirmación tan clara de que no sólo os ha gustado vuestro reportaje, sino que también nos habéis recomendado a vuestros amigos y han decidido llamarnos. Hacernos un pequeño hueco en vuestra historia personal para poder contarla foto a foto, año tras año. 

En la boda de Amets y Gilen pude reírme a carcajadas cuando su amiga Eider explicaba durante la ceremonia cómo se habían conocido con frases de el Tiburón (la de Proyecto Uno, no la de Spielberg), pude emocionarme con los ojos llorosos de Gilen y la sonrisa de bienvenida de las invitadas que ya conocía. Paseamos juntos por los terrenos del caserío Otalora en Orozketa mientras les hacía fotos distendidas, sin prisa. Hice fotos bajo la lluvia a los valientes que salían a bailar sin darle importancia.

Este próximo 2017 tendremos varias bodas en las que nos reencontraremos con novios a los que ya hemos visto casarse y continuaremos entrelazando vuestras historias, las de unos amigos con otros, en nuestra propia memoria. <3

IRENE + WOLFF

Sí, lo sabemos... Somos perfectamente conscientes que después de dárnoslas muy de "Señoritas Importantes" allá por abril cuando inauguramos esta web... No le hemos hecho ni puñetero caso.  No nos lo tengáis muy en cuenta ;) Era previsible que esto pasara... 

Ya sabéis que yo no soy muy de tecnologías, (no miento si digo que quiero llorar cada vez que sale una actualización nueva de Mac...), así que lo de tener que aprender a manejar un interfaz nuevo, con un nuevo programa de maquetación a principios de temporada con una cola de trabajo que no había hecho mas que empezar... Digamos que se me hacía bola... Así que poco a poco y después de mucho practicar el mal vicio de la procrastinación, aquí estoy unos 9 meses después, alumbrando el que será mi primer post (que "tan solo" me ha llevado 7 horas).

Así que además de pedir perdón queríamos aprovechar para daros las gracias, porque aunque no actualicemos el blog todo lo que nos gustaría, INSTAGRAM se ha convertido gracias a todos los que nos seguís en nuestra pequeña ventana abierta al mundo. Un diario de abordo, un pequeño cuaderno de bitácora en el que teneros informados de toda la locura en la que se ha convertido Días de Vino y Rosas. Gracias a las más de 25.000 personas que nos seguís. ¡Sois lo más!

Este 2017 hemos recorrido literalmente toda la península, de punta a punta. Y aunque viajar sea una de las mejores cosas de nuestra profesión, nos hace darnos cuenta de algo que siempre decían nuestras abuelas, y que uno no valora hasta que no ha hecho una media de 5 maletas al mes, pernoctado en un aeropuerto o tenido una discusión acalorada con la señorita del GPS... Que "como en casa en ningún lado". Y eso mejor que nadie lo sabe nuestra querida Irene, que tuvo que escapar a Alemania en busca de un futuro laboral más alentador que el que le ofrecía España en aquel momento. Allí conoció a Wolff, un alemán poco ortodoxo con un acento chileno totalmente adorable, y... Así es como comienza esta historia de amor.

Así que aunque fuera por unos días, quizás los mas emocionantes de su vida, Irene volvió a casa, a su Asturias, con su verde y su lluvia, porque todos sabemos que no hay uno sin lo otro. Y aún a pesar de esta, Irene y Wolff no dejaron de reír, de disfrutar, de bailar, de sentir, de brillar... En resumen, de vivir ni un solo segundo de su "vuelta a casa", de su gran día.

Así que cuando esa misma noche volví a mi casa a dormir, solo pude pensar en que me encantaría darle una palmada en la espalda al destino y felicitarle por su buen trabajo, y por haber hecho que estas dos personas maravillosas se encontraran la una a la otra para hacerse sentir cada día como en casa.