MARIOMASMEL Y MELMASMARIO

_MG_9891.jpg

Ahora que estrenamos página web tenemos más ganas que nunca de recordar nuestras bodas con vosotros. Y de nuestra primera boda en la preciosa Finca Las Margas, en Segovia, lo primero que recuerdo siempre son las miradas cómplices entre Mario y Mel, sus abrazos fuertes y las palabras llenas de honestidad y entrega que se dedicaron en la ceremonia, mientras se les escapaban las lágrimas de emoción (mientras se nos escapaban a todos). Recuerdo su forma de verse como un conjunto inseparable: Mariomasmel, Melmasmario. Los cielos tormentosos que amenazaron desde el principio del día, y las lluvias de agosto que terminaron apareciendo con fuerza al final de la ceremonia, bajo los castaños, justo cuando los invitados se levantaban para felicitarles y ellos no paraban de sonreír, felices como de película, sin preocuparse por la tormenta.

Recuerdo el magnífico trato de Cartu, que no pudo ser más encantadora conmigo y con los chicos de Studio Krrusel, y la sección de libros de segunda mano para los invitados (mi detalle de boda favorito para siempre). A Mario con una limonada en la mano, a Mel descartando el paraguas y ambos caminando juntos para dedicarse un momento a solas entre árboles, puentes de madera y caballos blancos. Les recuerdo siempre bajo la lluvia y sin ninguna prisa, disfrutando con naturalidad cada momento del día. Cómodos frente a la cámara, conmigo y, sobre todo, cómodos el uno con el otro.

Créditos abajo :)

Localización: Finca Las Margas | Catering: El Laurel | Traje novia: Otaduy | Complementos: Olivia & Cloe | Zapatos novia: Uterqüe | Ramo novia: Búcaro Flores | Traje novio: Gant | Video: Studio Krrusel

MAITE + DANI

Lo de Maite y Dani, es otra historia, su historia. Firmaríamos con los ojos cerrados un contrato vinculante de aquí al infinito en el que nos aseguraran que todas nuestras parejas van a ser igual de auténticos que ellos, o al menos un 50%. Puedo empezar diciendo que ambos son músicos, amantes y apasionados de esta y que tuve los pelos de punta durante al menos 15 minutos, cuando Maite vestida de novia, con un vestido confeccionado por ella misma, se sentó a tocar el piano justo antes de salir hacia su boda.

Y que salieron ni mas ni menos que en un Cadillac y acompañada por Tula, la perrita de ambos.

Una boda pequeña e íntima, al aire libre y decorada con la inestimable ayuda de su peluquero y sus amigos. En la que se demuestra que las mejores cosas salen cuando se hacen con amor, y cuando uno se va a cortar plumeros a los aledaños de la autopista días antes para decorarlo todo.

Porque empezar el día de tu boda poniendo un vinilo y bebiéndose un par de cervezas con amigos, es la mejor manera de hacerlo.

Lo que mas nos gusta de las bodas civiles es la cercanía de las ceremonias, en las que amigos y familiares hablan directamente a los novios, les hacen reír, les hacen pasar vergüenza y les hacen llorar de emoción, creo que esos momentos en los que tu piel se eriza y tus lágrimas empiezan a asomarse con las palabras de un desconocido son los que hacen que nuestra adicción por este trabajo crezca día a día.

Y para rematar un fin de fiesta épico nada mejor que irte con tus colegas de siempre, a el bar de siempre. Y si ya todos ellos están dispuestos a tocar el día de tu boda con sus grupos Tuscaney Valley Experience o Peralta entre otros y convertir este día en La Fiesta de tu Vida, ( porque servidora que ha estado en muchas fiestas…puede decir que esta tenía toda la pinta de acabar siendo" LA FIESTA" en mayúsculas), el resultado no puede ser mas inolvidable.

Lo que la música ha unido, que no lo separé el hombre.

Gracias a Maite y Dani por confiar en nosotras desde el principio, por hacernos sentir parte de la familia, por esos conciertos y por ser como sois, no cambiéis nunca chicos.

Y mil gracias también a nuestra estupenda second shooter Aida Holgado, que es una crack y muchas de estas bonitas fotos son obra suya, un placer compartir contigo esta y muchas mas bodas junto a DDVYR :)